Cuando empecé el blog lo hice como forma de terapia para escribir y poder entender muchas cosas de las que estaba viviendo, sin embargo con el tiempo me di cuenta que cada vez escribía menos. Pues ahorita creo que necesito escribir como forma de terapia de nuevo.

Dominica cumplió 6 meses ayer y real no entiendo lo rápido que se pasó, el primer y segundo mes fueron eternos, pero después del tercero todo fue evolucionando más rápido y por supuesto más fácil.

Quiero escribir este post para ustedes, pero quiero que lo vean com un aprendizaje, real me voy a abrir en una forma que nunca lo he hecho y espero no me juzguen.

Todo empezó el día que salí del hospital, sin saber por qué me soltaba a llorar como loca, al principio pensaba que eran las hormonas, pero conforme fue pasando el tiempo entendí que era algo mucho más allá. Cuando Dominica dormía en lugar de dormir, me quedaba despierta pensando que algo le iba a pasar. No tenía ganas de hacer nada, ni de bañarme, ni de comer, ni de ver la TV, sólo quería que ella comiera bien y estuviera perfecta.

Pero me di cuenta de algo, la perfección no existe, lo IDEAL no existe, lo que IMAGINAMOS que sería no existe, todo está en nuestra cabeza. Y lo peor es que yo veía a otras mamás bloggers que acababan de tener bebé y la pasaban fenomenal, entonces me daba más coraje porque decía por qué esto me está pasando a mi, por qué yo si tengo que sufrirlo y ellas se ven felices.

Real era un miedo a todo, a bañarla, a darle de comer, a sacarle los mocos, a ponerle crema, a TODO!!!! Y lo peor es que no entendía de dónde venía ese miedo, si tenía el apoyo de mis papás y del chiqui, pero me sentía más sola que nunca.

La regadera era mi mejor consuelo, porque sentía libertad en todos los aspectos, era el único espacio para mi, dónde podía volver a ser yo. Y pues me soltaba a llorar sin control y sin saber por qué. El celular fue mi peor enemigo, cualquier cosa que veía en Dominica creía que era malo, entonces le preguntaba a GOOGLE y en lugar de ayudar, me preocupaba al triple!!! Preguntaba a mis amigas por todos lados para entender si ellas pasaron por lo mismo, todas decían que sí pero que pronto iba a pasar, pues yo nada más no veía cuando. Yo quería disfrutar a mi bebé, no preocuparme por ella!!!

Poco a poco la fui conociendo, pero al pasar el primer mes de su vida, todo fue empeorando por su salud y su alergia y reflujo, entonces fue cuando tuve la cita con mi ginecóloga quien me hizo entender que TODO MI SENTIR ERA NORMAL, pero que había que tratarse que no iba a ser algo que solito se iba a ir de mi, que debía cuidarme y empezar a comer de nuevo.

Decidí tomar pastillas, decidí empezar a tratar de controlar mi miedo. Les juro que es un miedo y un pánico que no le deseo a nadie, lo sentía físicamente, hormigueos por todas mis piernas y mis manos. La mejor manera de describirlo sería como cuando están viendo una película de miedo y llega la escena dónde algo malo va a pasar, así me sentía sólo que lo malo nunca pasaba entonces yo vivía en suspenso terrorífico TODO EL TIEMPO!!

Pasaron dos meses, comenzaba a tener control sobre el miedo, tomé terapia con una amiga que me ayudó muchísimo con el reflujo de Dominica y a controlar mis emociones con una terapia de flores. Pero de pronto algo pasó en mi vida privada, un lapso de dolor en nuestro matrimonio, de esos lapsos que pasan de repente (sin tener nada que ver con la llegada de Dominica) simplemente algo que puede suceder después de 10 años de vivir juntos, y de nuevo sentía que TODO SE DESMORONABA. Por eso decidí irme de viaje con el chiqui, por que sí yo sé que mi bebé me necesitaba, pero yo necesitaba del chiqui y yo necesitaba estar al 100 para poder estar con ella.

Fue tiempo que decidimos darnos para los dos y para el bien de nuestra familia. Y saben qué, no me arrepiento, a pesar de que me juzgaron sin entender lo que estaba pasando, fue algo que volvería a hacer, porque me hizo más fuerte y sobre todo me hizo renacer. Dominica necesitaba una familia unida y sólida y eso es lo que le dimos el chiqui y yo.

Después de eso también se vino otro golpe fuerte, perdí a mi mejor amiga porque simplemente no entendió el proceso por el que estaba pasando. Yo me volví otra persona, a la fecha siento que soy otra persona. Y posiblemente nuestros caminos ya no avanzaban.

Después de 3 meses de todo esto, hoy aún tengo lapsos en los que no me reconozco, mi baby brain sigue vigente, aún hay días que no logro ver bien la claridad; pero hoy más que nunca sé que cada paso que daré junto a mi familia será maravilloso porque estamos unidos. Perdí gente que quería en el camino, sí, pero creo que gané muchas más que realmente entendieron mi vida, mi proceso y sobre todo mi curva de aprendizaje.

De todo corazón espero no vivan lo que yo viví, es un dolor y una lucha interna que jamás le deseo a nadie, la mente es tan poderosa que no nos damos cuenta que necesita también de ayuda, de consuelo, de amor. Jamás la descuiden, hoy a la fecha ya no tengo miedo de estar con mi bebé, ya sé que puedo hacerme cargo de ella, sin embargo hay días que me imagino cosas horribles cuando la estoy cargando (todo siempre es temor a la muerte) pero día a día logro controlar todo, día a día mis imaginaciones se vuelven grandiosas en lugar de desastrozas, y todo ese odio que sentía por no vivir mi maternidad de una forma HERMOSA, se ha convertido en fuerza para salir adelante.

Hoy les quiero decir que no hagan caso a todo LO PERFECTO que ven en redes sociales, mi matrimonio no es perfecto, mi vida no es perfecta, mi cuerpo no es perfecto, SIMPLEMENTE SOY HUMANA. Vivo y paso cosas similares a ustedes, a lo mejor en proporciones distintas, pero todos tenemos una lucha, cada quien tiene sus propios demonios que andan ahí atrás de nosotros, no tengan miedo, al contrario enfrenten cada situación para darle vida a su vida. Si alguien no entiende su lucha, no está destinado a estar con ustedes.

Hoy les prometo REALIDAD en todos los aspectos, hoy les prometo que todo lo que estén pasando será su mejor aprendizaje, vívanlo al máximo porque después de eso serán personas aún más extraordinarias.

Gracias por leerme y si estás viviendo lo mismo que yo, o lo viviste, HABLA!!! No permitas callar, porque a mi lo que más me dolía era que yo sentía que estaba sola, y no, hay muchas mujeres que viven lo mismo o incluso mucho más fuerte, ENTIENDE QUE NOS NECESITAMOS!! Yo las necesito!! ¡Gracias por tanto!