Esta época me hace recordar los momentos más increíbles de mi vida, y uno de esos momentos fue haber conocido a Daniel. Siempre les he prometido contarles la historia y qué mejor que hacerlo al lado de TOUS.

Mi historia con Daniel no es muy interesante pero sí es mágica, y sobre todo única. Nos conocimos en Mty donde yo estudiaba gastronomía, el era uno de los mejores amigos de mi roomie y siempre estaban juntos. Yo lo veía y decía “WOW CON ÉL ME QUIERO CASAR” jajaj pero de verdad que jamás pensé que fuera a pasar, especialmente porque él tenía novia y al poco tiempo se comprometió con ella.

Un día me volví loca, cosa que jamás me arrepentiré, y le dije que no se casara, que yo me casaba con él. Y se los juro que nunca pensé que él me fuera a responder, estuvimos hablando mucho tiempo y sin pensarlo me empecé a enamorar y él también. Después de un tiempo sin vernos, me di cuenta que realmente sí era la persona que quería en mi vida, y supuse que él también porque un día llegó a mi casa y empezamos un camino juntos.

Después de casi 11 años juntos, puedo decir que sí fue una situación incómoda lo que vivimos, pero entendimos que las cosas pasan por algo, que al final la vida está hecha de encuentros inesperados que crean oportunidades mágicas y que hay que saber reconocerlos en el momento que se presentan, si no, podemos arrepentirnos toda la vida.

Nuestro matrimonio no ha sido fácil, pero está basado en la comunicación y en la confianza, cada uno ha recorrido su camino y aún nos faltan muchísimas cosas por hacer, muchos sueños por cumplir, y lo padre es que jamás nos hemos limitado el uno al otro; al contrario, somos un equipo que recorremos vidas distintas en un mismo camino.

Hoy es el mejor momento para compartir esta historia con ustedes y con TOUS, una historia que cree en el destino y en los momentos que hacen únicos a la vida misma.

¡Gracias por leerme!