“It’s ok to be scared, being scared means you’re about to do something really, really brave.”

Yo jamás pensé que tendría hijos, jamás me imaginé con una bebé porque nunca estuvo en mis sueños… Como dice mi abuelita, “cómo han cambiado las épocas,” ahora estamos en una en la que la mayoría de las mujeres dudamos más en tener hijos, nos tardamos más, lo pensamos más, y por ende muchas dejan o dejamos de querer. Yo la verdad era una de ellas, hace 3 años hablando con el chiqui los dos acordamos que no queríamos tener hijos que teníamos una vida en la que realmente no había ese espacio para darle lo mejor a un bebé.

Pero el año pasado, nos ganó el corazón, ver a mis sobrinas crecer ha sido increíble y decidimos que siempre sí lo queríamos, pero que simplemente íbamos a tratar un año y si funcionaba que bueno si no, seguíamos con el plan B. La vida nos sorprendió y bebesina decidió escogernos para ser sus padres y somos los más afortunados. Pero aún así no deja de llenarme la cabeza los miedos y los nervios de lo que va a pasar y del cambio que nuestras vidas están por comenzar. Y sobre todo porque estamos rodeados de gente que no quiere tener hijos, de gente que dice que su vida está espectacular sin hijos, que no quieren cambios, que no les gustan los niños, etc…

El otro día si me siguen en mis redes, pudieron ver que estuve medio de nervios en llanto, entre las hormonas y el miedo ya no sabía ni por qué lloraba tanto, pero chance en el fondo muy en el fondo sí sabía por qué; sólo que duele admitirlo. Vivimos en una época en que como mujeres hemos peleado tanto por la igualdad de oportunidades que cuando ya podemos tenerlas en las manos nos volvemos más aprehensivas de nuestra vida profesional y de nuestro éxito, queremos disfrutar a nuestra pareja en viajes, reventones, citas inesperadas; que nos volvemos muy egoístas. Cosa que no tiene NADA DE MALO!! Al contrario, tenemos derecho de decidir enfrentar la vida así o hacerlo de otra manera…

Hoy sí creo que la mayoría de las mujeres no quiere tener hijos, es un mundo en el que estamos tan contentas en nuestra situación que decidimos quedarnos así porque no queremos depender de nadie, no queremos ser “esclavas,” no queremos que alguien más decida sobre nosotros, no queremos soltar esta vida que tanto nos ha costado construir… Pero saben ¿qué creo? Creo que muchas veces es porque nos rodeamos de situaciones o de experiencias que no son nuestras, nos vemos reflejadas en una vida que no nos corresponde, oímos quejas de hermanas, amigas y vecinas porque todo lo que comparten es lo malo, lo cansado, lo agotador de una vida con hijos, en lugar de compartir lo bueno, lo inesperado, lo extraordinario….

“DUERME MUCHO, VE TODAS LAS SERIES, DESCANSA… PORQUE DESPUÉS NO PODRÁS HACER NADA!!!!

No saben cuántas veces he escuchado esto desde que estoy embarazada, y entiendo, les juro que entiendo esta parte, pero creo que como mujeres debemos compartir la magia de ser mamás, la magia de sentirnos poderosas, la magia de poder dar vida, de poder sentir a esa persona dentro de ti y de pronto tenerla en tus manos. Sí está bien compartir la realidad porque obviamente supongo que no es fácil, pero debemos tener cuidado de la forma en la que la hacemos.

Yo les quiero contar que sí, tengo muchísimo miedo, toda mi vida he tenido el miedo del FOMO (fear of missing out) jajajaj es el término más millenial que he escuchado pero amo usarlo jajaja. Desde chiquita no quería perderme nada, si me invitaban a dos fiestas iba a las dos, hasta la fecha trato de hacer lo posible por hacer TODO, porque no me quiero perder de nada. Entonces imagínense mi miedo, no quiero perderme a mi hija pero tampoco quiero perderme lo que voy a tener que dejar de hacer por estar con ella, los viajes, las salidas, las fiestas, las oportunidades de trabajo, todo aquello que ahorita me llena de plenitud en mi vida personal y laboral, las noches con el chiqui, las idas al cine, etc…

Y no saben lo mal que me siento por pensar en todo esto, tengo tanto miedo de ser mamá de que no me guste, de que no sea buena, de que le caiga mal a mi hija, de que no haga lo mejor para ella, de extrañar tanto todo lo que dejaré de hacer, que real me siento como Mamá Terrorista…. Pero siento que es algo que nadie nunca dice, por miedo a sentirlo, porque si lo dices en voz alta se vuelve realidad, pero es la verdad!!! Y más sabiendo que hay tantas parejas y mujeres que no pueden embarazarse…

Pero al final después de todo este pensar, y de leer todos sus mensajes, me he quedado con sus consejos y sus buenas vibras, y esto es lo que les quiero compartir:

  • Desconozco la fuerza que tendré para ser mamá, pero sé que en el momento en que nazca bebesina, tendré la fuerza necesaria para sacarla adelante y hacer el mejor trabajo que sea posible.
  • Si no lo logro, no me voy a estresar, estaré haciendo mi mejor esfuerzo y al final los frutos vendrán solos.
  • No puedo sentirme mal por pensar en todas estas cosas porque al final soy HUMANO y tengo derecho a pensar en mi; como dice mi mejor amiga: “TUS HIJOS NECESITAN UNA MAMÁ FELIZ” y es lo que voy a ser.
  • Se vale tener días de no poder más…
  • El miedo se transforma en magia cuando creemos en nosotras mismas y estoy segura que ese miedo que siento me va a sorprender de maneras inexplicables.
  • Todo lo que dejaré de hacer valdrá la pena porque tendré al amor más hermoso del mundo, y sé que aunque lo extrañe estoy segura que no me hará falta en mi vida.
  • Cada quien vive el “SER PADRE” de una forma distinta, escucha tus instintos y todo vendrá por añadidura, escucha los buenos consejos, toma lo que es para ti y lo demás tíralo, no vale la pena aferrarnos a cosas que no nos corresponden.
  • Sé que será difícil, probablemente uno de los retos más grandes de mi vida, pero también debo pensar que todo es momentáneo y que todo pasa eventualmente, que los retos poco a poco se convertirán en alegrías.
  • Trataré de no pensar en los momentos que puedo perderme con mis amigas o con el chiqui porque no vale la pena, simplemente atesoraré los que ya tengo y los que voy a empezar a vivir con mi bebesina.

Aquí y ahora les prometo compartirles la realidad de mi nueva vida, no sé si las voy a asustar con lo que va a pasar porque obviamente no todo mundo nace para ser mamá, pero si sé que las llenaré de alegría con cada momento que les comparta. ¡Gracias por siempre leerme y por siempre apoyarme!

Aquí les dejo el link para comprar estos zapatos tan lindos que la verdad han sido lo mas cómodo por el tacón y bolsa de WESTIES.