FOTOS DE ALFONSO RAMZA

“Que si no uses tacones, que si no hagas ejercicio, que si no cargues, que duermas mucho ahorita porque después viene una friega terrible, que si no comas mucho, que si usa la faja, que si ponte todas las cremas del mundo, que si aaaaaaaaa” Nos llenan de pánico mucho antes de que experimentemos esta etapa tan linda del embarazo.

Real como les dije en el post pasado, me dijeron que era la etapa menos bonita de la mujer… Pues les quiero contar mi experiencia. Ya le he contado sobre el primer y el segundo trimestre, el segundo fue mi favorito, pero también estoy disfrutando el tercero y ya extrañando la panza cuando aún la tengo conmigo. ¿Cómo es posible?

He amado sentir a bebesina, he amado enseñar la panza por primera vez en mi vida, sin miedo a que se me vea grande a que se se me vea con grasa a nada; he amado disfrutar el descanso porque me lo merezco, he amado sentir la ayuda de tantas personas cuando me ven caminando con una panza, he amado las expresiones de la gente diciéndome “qué hermosa panza,” pero lo que más he amado ha sido vivir esto junto con el chiqui.

Obviamente existen altos y bajos, creo que mi peor estado ha sido el estado de ánimo, he tenido días malos, días buenos pero lo malo es que sólo me desquito con el chiqui y no es porque quiera, se los juro jajaja, pero es la personas que más cerca está y la que más necesito y si no está a mi disposición 24/7 caigo en pánico y en coraje; pero la verdad creo que se vale, estoy en una etapa de necesidad máxima que no puedo con ella.

Desde chiquita he sido súper independiente, siempre he querido hacer las cosas YO SOLA, PORQUE PUEDO Y PUNTO! Entonces imaginen mi impotencia al querer hacer todo pero no poder hacerlo simplemente porque ya mi cuerpo pide ayuda y descanso. He tratado este embarazo como una etapa más en mi vida y creo que es lo que me ha ayudado bastante, mis amigas me dicen: “aprovecha, si yo fuera tú estaría tirada en mi casa viendo Netflix todo el día.” Les juro que a lo mejor cuando llegue la bebé y esté en pánico seguramente sí voy a arrepentirme, pero el estar activa como lo he estado me ha ayudado bastante a no pensar en los achaques, a no disminuir mi capacidad como mujer poderosa, a seguir con mi vida sin pensar en la etapa de duelo que estoy y que voy a comenzar a vivir.

Pero ahora ya ha llegado el momento, tengo 7 meses y medio y bajé mis actividades a un 60% y es cuando me despierto en pánico, sobre cómo nacerá la bebé, sobre si habrá alguna complicación, si me dolerá, si voy a poder real con el papel de mamá que jamás me imaginé vivir, si el chiqui y yo seguiremos igual de felices, si nuestro matrimonio va a cambiar, si seré plena en toda la extensión de la palabra. Ay no, les juro que despierto en pánico, no es broma, pero también despierto en emoción, emoción de conocer esta faceta de mi vida que he olvidado o más bien no he querido reconocer durante 32 años. 32 años que he vivido a mi manera, sin importar nada, sin que nadie dependa de mis acciones, en mi libertad absoluta!!!

Pues ya no hay vuelta atrás, y como dicen, pasará lo que tenga que pasar, y lo que sea mejor para ella y para nosotros. Estoy en la recta final y aún no me siento lista, pero creo que nunca estaré lista, no existen ni 9 meses de preparación para que lo que voy vivir, pero también para lo que voy a sentir. Los invito a que me manden fuerza, buenas vibras y sobretodo mucho amor para entender el proceso que estoy por vivir, para darme paciencia y en especial, armonía en mi ser interior que pide paz en todo momento.

Hoy sé que estoy en la etapa de mi vida en la que debo estar, que no quisiera estar en otro momento, en otra situación. La semana pasada el chiqui y yo vivimos algo muy fuerte, que me hizo entender que las preocupaciones de la vida no valen la pena, nuestra mente crea una serie de cosas en las que nos hundimos mucho antes de que pasen, mucho antes de que podamos controlarlas, entonces hoy llevaré mi vida un día a la vez, haciendo cada uno de ellos el más feliz del mundo, sin esperar nada ni a nadie… solamente a bebesina porque ha caído en la mejor familia que pudo haber conocido y porque será la bebé más querida del mundo!!!!!!

¡Gracias por leerme!

Aún no termino de entender este proceso pero sé que tengo una familia enorme aquí conmigo que e apoyará en todos los sentidos. Los amo tanto….

Les enseño mi outfit, estoy usando un romper de Zara, una falda que usé como velo de Alejandro Carlín, joyería de Aristrocrazy y lo que más me encantó, mis zapatos de WESTIES, que real son lo más cómodo para este embarazo porque la plataforma ayuda a verme alta pero sin estar preocupada por caerme.