No sé si alguna vez han escuchado el término, FOMO. La primera vez que lo oí fue con una amiga de aquí de CDMX que me dijo “tengo el peor FOMO del mundo,” y yo “WHAT????” Pues para las que se quedan igual porque además siento que es muy milenial el término jajajaj y yo la neta no soy jajaja, es FEAR OF MISSING OUT, el miedo a perderme de cosas, o de que me dejen fuera. 

Siento que este es uno de los sentimientos que más me ha pegado al ser mamá, y lo más difícil es encontrar el balance adecuado entre lo personal, lo profesional y lo espiritual. Creo que la persona que lo logre de verdad debería escribir un libro porque jamás he oído que alguien sienta plenitud en todas sus facetas de la vida al mismo tiempo.

La primera vez que me dio este miedo que también describo como ansiedad fue al estar embarazada, mis últimos meses en los que ya no podía hacer nada pero quería seguir trabajando, quería seguir haciendo ejercicio, etc. al final creo que parte de mi depresión post parto se dio en un porcentaje pequeño por esto. Pero después al empezar a SER MAMÁ al 100% porque es lo único que haces durante los primeros 2 o 3 meses realmente, me comenzó a dar otra vez este FOMO de ver todo lo que mis amigas bloggers o mis amigas de Sersana estaban haciendo con su carrera profesional y yo perdiéndome de mucho. Pero también me pasó al revés, cuando empecé a trabajar y viajar por trabajo o por lo que fuera, me daban ataques de ansiedad por no estar con mi bebé.

En fin, hay días que siento que cuando estoy trabajando me da miedo perderme de cosas importantes de mi bebé, pero también cuando estoy con ella y no puedo hacer algo de trabajo me da miedo que ya mis oportunidades de trabajo vayan desapareciendo.

Sé y tengo súper claro que TODO es un proceso, que mi bebé cada vez necesitará menos de mi y que cada día podré hacer más cosas, pero siento que este sentimiento de FOMO nunca se acabará en mi rol como mamá, y a veces en mi rol como ser humano. Nunca he sabido escoger entre una cosa y otra porque soy de las que piensa que TODO se puede lograr, siempre y cuando le metas el corazón completo.

Hoy me siento inmensamente feliz de tener a mi bebé, de poder ser mamá y experimentar el lazo más grande que existe, pero también no quiero dejar mi persona, no quiero dejar mi trabajo porque sé que algún día ella volará alto y yo me quedaré en mi casa viviendo a través de ella en lugar de vivir mi propia vida.

Creo que es de las cosas más difíciles que nos toca como mamás, qué tanto balance ponemos en nuestra vida como mamás, como esposas, como amantes, como profesionistas, como hijas, como amigas, como TODO!!! Yo creo que lo más importante es primero darnos cuenta y tomar prioridades, jamás preocuparnos más bien ocuparnos y algo que me ha servido mucho es: “ya tomé la decisión sea cual sea, estoy en el lugar que tengo que estar, ya mejor lo disfruto, no puedo estar en un lugar y pensar en el otro porque entonces vienen los remordimientos de consciencia y la culpabilidad.”

Hay que vivir el presente y tener en cuenta que siempre seremos madres, pero que no somos esclavas, que podemos balancear nuestra vida íntima, nuestra vida amistosa, nuestra vida espiritual pero sobre todo nuestra vida profesional. Démosle el tiempo que debemos ESTANDO PRESENTES en todo momento, un consejo que varias de ustedes me dieron es que hay que tener tiempo de calidad no de cantidad, de que me sirve estar con mi bebé si voy a estar con el celular pegado. Hay que darnos el tiempo justo de poder hacer y ser TODO LO QUE QUERAMOS.

Creo que el FOMO siempre estará presente en mi vida, al final siempre querré estar en dos o tres o cinco lugares a la vez, pero ahorita mi tiempo fundamental es con mi bebé, mi tiempo secundario es con el chiqui, mi tiempo terciario es con mi trabajo y así, voy haciendo espacio para otra cosas que son muy pero muy importantes para mi y para mi felicidad.

No dejen que nadie las juzgue por el tiempo que pasan o no pasan con sus hijos, sólo ustedes saben lo que es bueno para ellos, solo ustedes saben lo que es sano para su familia. No le den voz a la gente que no entiende su vida. Si tienen FOMO, vean cuando es cuando más mal se sienten y entonces hagan algo al respecto, traten de balancear sus vidas para crear una armonía en su interior, para nadie más y dejen esa lucha interna que día a día nos consume como mamás, recuerden que todo ES POSIBLE y que sus bebés son muy afortunadas de tenerlas como mamás.

¡Gracias por leerme!

Les dejo el link de mis zapatos, los amo son muy de temporada y además súper cómodos.